Marathon men: ¡Es hora de estudiar!

El fin de semana pasado -sábado 26 y domingo 27 de noviembre- organizamos en Velate la primera edición del “Maratón de Estudio”. El sábado comenzamos a las 9 de la mañana y estuvimos estudiando, más o menos, hasta las 2 de la tarde. A esta hora hicimos un parón y algunos -Miguel Ángel, Cristóbal, Diego, Ignacio y Pablo- subimos al segundo piso, donde tuvimos una estupenda comida al más puro estilo “sandwichera” -sándwiches de jamón y queso, de salchichas, de chorizo… ¡de todo!- con aperitivo y refrescos. Fue una comida muy agradable donde tuvimos un rato de tertulia y nos aireamos un poco. Por la tarde continuó el estudio hasta las 8, hora en que dio comienzo la meditación. Por la hoche vimos una película alemana –La ola– para seguir con la temática de la cena del viernes.

El domingo tuvimos un ritmo un poco más relajado. Estudio de 10 de la mañana a 2 de la tarde y, por la tarde, hubo quien hizo deporte y también quien se quedó estudiando…

Este fin de semana -3 y 4 de diciembre- repetiremos el mismo plan maratoniano, con comida del sábado incluída (hay que traer 3 euros) y Novena a la Inmaculada por la tarde para el que quiera. Hay que calentar motores para los exámenes…

Cena temática: El sabor de Alemania

El pasado viernes 25 organizamos en uno de los pisos del Club Universitario una cena con genuíno sabor alemán. Allí nos juntamos quince universitarios para disfrutar del sabor incomparable de unas buenas Wurst (salchichas) alemanas con mostaza, Kartofelpüree (puré de patata) y pepinillos dulces, típicamente alemanes… La preparación de la cena tuvo su historia: Álvaro hizo de chef y cocinó las salchichas al vapor, Ignacio seleccionó algunas músicas folclóricas alemanas para ambientar el evento y Pablo preparó unas banderas alemanas y unos menús escritos en alemán para que todos nos pudiéramos llevar un pequeño recordatorio de la cena. Pasamos un rato estupendo entre risas, buena cerveza y sabrosas salchichas… Todos esperamos cuál será el país que traiga el sabor de la próxima cena temática…

Club de debate: La crisis financiera

El viernes pasado tuvimos como invitado en el Club de Debate a Luis Ravina, catedrático de Economía Internacional y director del Centro de Desarrollo Internacional de la Universidad de Navarra. Hablamos de lo que todo el mundo está hablando: la crisis.

El investigador de la Universidad de Navarra comenzó el debate hablando del documental Inside Job. Entre sus declaraciones más interesantes destaca aquella en la que sostuvo que, después de la crisis, los ciudadanos seremos un 15% más pobres. Conversamos también sobre la “burbuja inmobiliaria”,  que en su momento no sabía cómo pincharse,  y de las medidas que tendrá que llevar a cabo el próximo Presidente del Gobierno.

La crisis del euro y Grecia también campeó por la sala de estar de Velate. Ravina hizo hincapié en que el euro está pensado para lograr la unión política de Europa y que en momentos de vacas flacas es débil.  La crisis económica es, en definitiva, una crisis de confianza.

Otro de los protagonistas fue Alan Greenspan, el antiguo director de la Reserva Federal (Banco Central de Estados Unidos), que dejó de fijar los tipos de interés según el consumo para basarse en el crecimiento económico, lo cual ha resultado demencial para la economía.

Para finalizar, habló de su labor en el Instituto Cultura y Sociedad de la Universidad de Navarra. Investiga sobre cómo solucionar la pobreza (¡Menudo tema!). ¡Desde Velate le deseamos suerte!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cine-fórum: “Fargo”

El pasado sábado 12 de noviembre tuvimos una sesión más del imparable cine-fórum de Velate. Esta vez estuvimos Rodrigo, Oier, Fernando, Ignacio, Efrén y Pablo. Vimos y comentamos la película Fargo, de los hermanos Coen.

Ocurrió donde nunca pasa nada… Efectivamente, quién hubiera pensado que en un pueblo perdido Estados Unidos pudieran haber ocurrido tales atrocidades. Fargo es uno de los clásicos de los Coen. Una película que no deja indiferente. En ella se nos cuenta la historia de unos asesinatos que supuestamente tuvieron lugar en Minnesota en 1987. Lo sorprendente de este film no es lo que nos cuenta, sino el modo en que lo hace, pues consigue arrancarnos carcajadas en los momentos más dramáticos y hace que algunas de las escenas más tensas rocen el surrealismo. La clave está en el contraste que los Coen establecen entre los dos mundos antagónicos que chocan en esta película: Por un lado, el mundo cruel y sin escrúpulos de los asesinos, capaces de dejar un reguero de víctimas con tal de conseguir unos cuantos miles de dólares; por otro, el mundo sencillo y cotidiano de Marge (Frances Mcdormand, esposa de Joen Coen), la amable policía del pueblo, embarazada de siete meses, que investiga los asesinatos. Una vez más, los Coen tratan de hacer un retrato -caricaturesco, como viene siendo habitual en su filmografía- de las gentes de la américa profunda, una crítica a la idea de sueño americano tan promocionada en las películas de Hollywood.

Belabarce, paraíso intelectual

El pasado viernes, 4 de noviembre, salimos por la tarde rumbo a Belabarce, un refugio de montaña en pleno pirineo navarro. Muchos de los que íbamos ya habíamos estado en septiembre, durante la convivencia de inicio de curso. Aunque contábamos con nuevos fichajes: Gabriel, William, Efrén…  Y es que Berlabarce nunca defrauda. Es un lugar al que siempre se quiere volver.

El viernes por la noche cenamos -especial mención merecen los chefs revelación de la temporada: Iñaki A. e Iñaki P.- y más tarde tuvimos un rato de tertulia antes de irnos a la cama. El sábado fue un día muy completo. Ángel, Alberto, Andrés, Javier y algunos más aprovecharon la mañana para hacer una excursión de montaña: subir el Txamantxoia. Otros tantos, con Richard a la cabeza, decidieron dedicar unas horas al estudio. Un poco antes de comer llegaron Efrén, Oier, Don Chema y William. Tuvimos Misa y luego una estupenda comida. En la tertulia contamos anécdotas divertidas de la Universidad. La tarde fue más tranquila. Casi todos estuvimos estudiando hasta las 8, hora en la que tuvimos una meditación y Bendición con el Santísimo. Después de la cena, al más puro estilo mexicano, Pablo organizó un cine-fórum sobre la película Tomates verdes fritos, un clásico de los años 90.

La lluviosa mañana del domingo la pasamos estudiando casi todos, aunque hubo algunos valientes como Javi y Ángel que se atrevieron a dar un paseo por el valle. Otros fueron a Isaba a ver el partido Madrid-Osasuna en un plan liderado por Iñaki P., promotor del Palco Liga BBVA de Velate. Antes de comer, muchos nos sentamos en la sala de estar para leer alguna novelilla al calor de la chimenea. Después de la comida del domingo y ovacionar a los maestros cocineros, salimos de vuelta para Pamplona, con las  ganas de volver a Belabarce cuanto antes.

Club Literario: Todos venimos de “El Capote” de Gógol

El jueves 3 de noviembre continuamos con el Club Literario. Nos reunimos en la Cervecería Internacional Gabiel, Cristóbal y Pablo para comentar El Capote del célebre escritor ruso Nikolái Gógol. “Todos venimos de El Capote de Gógol”, había afirmado Dostoievski. Esta frase nos creó gran curiosidad. ¿Por qué un relato tan breve y en apariencia intrascendente ha podido tener tanta influencia en toda la literatura posterior? Después de décadas en las que proliferó una literatura de príncipes y princesas, de héroes, de leyendas fantásticas, Gógol quiso escribir sobre el hombre común. Hasta entonces, el hombre común -el campesino, el funcionario, el trabajador…- no era más que un estereotipo empleado para rellenar algunas  líneas de la novela. Gogol trasciende ese tópico para asomarse al mundo interior de ese hombre: a sus sentimientos, a su modo de pensar.

A la par que nos habla del hombre común, el autor reivindica un sano nacionalismo ruso. Gógol trata de rastrear la verdadera identidad de Rusia, de los rusos. El resultado es sorprendente, pues dicha identidad no es siempre luminosa, sino más bien oscura: llena de inmundicia, sombras, miseria, ambigüedad moral, hipocresía… Nos fijamos en las curiosas descripciones que se encuentran a lo largo de todo el relato. Todas ellas rozan lo grotesco, lo absurdo. El autor se entretiene en largas enumeraciones en apariencia insignificantes. No lo son tanto. Simplemente, nos encontramos frente a un nuevo modo de narrar mostrando, más que contando. Gógol revoluciona el arte de la narrativa con este sencillo relato: en él, el autor muestra el relato como relato, se dirige al propio lector, bromea con él y le muestra su rechazo hacia los cánones narrativos establecidos hasta entonces.

“En el departamento ministerial de F; pero creo que será preferible no nombrarlo…”. Así comienza El Capote, de modo muy parecido a El Quijote. Akaki Akakievich es, en ciertos aspectos, un quijote ruso. Este comienzo trasluce un afán por no quedarse en lo particular, por trascender a ese individuo concreto y proponer un relato con el que pueda identificarse todo ser humano, pues, a fin de cuentas, Gógol hace una reflexión sobre la condición humana.

El próximo libro que comentaremos será  Reencuentro, de Fred Uhlman.

Fin de Semana en Belabarce

El próximo viernes 4 de noviembre nos vamos a pasar el fin de semana a Belabarce. Habrá excursiones de monte, deporte, tertulias, cine-fórum, tiempo para estudiar, buena gastronomía y gratos paseos por el valle. El precio será 35 euros. Para más información y solicitar plazas, hay que hablar con Jotas. ¡No te lo pierdas!