UNIV 2013: Viaggio a Roma!

Podría decirse que, en algún sentido, esta Semana Santa ha sido histórica. En Velate no podíamos perdernos la oportunidad de vivirla junto al nuevo Papa, así que nos fuimos unos cuantos a Roma para participar en el Congreso Universitario UNIV y vivir así los días santos en el núcleo de la cristiandad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Salimos el viernes 22 de marzo en un autobús junto con algunos universitarios del Colegio Mayor Belagua y del Colegio Mayor Bidealde. Nos esperaba un largo viaje de casi veinticuatro horas que supimos afrontar con alegría, buena conversación y alguna pastilla para dormir. Hicimos una parada en Altopascio, un pueblecito italiano donde celebramos Misa y comimos en una campa. La llegada a Roma fue al atardecer del sábado. Nos hospedamos en la residencia Salesianum, situada a las afueras de Roma. Allí residirían también asistentes al UNIV de San Sebastián, Valladolid y Méjico, entre otros.

El domingo por la mañana salimos en los autobuses directos hacia el Vaticano, donde asistimos a la Misa de Domingo de Ramos celebrada por el Papa Francisco. Fue nuestro primer encuentro con el nuevo Papa, y tuvimos la suerte de verle un poco más de cerca cuando se bajó del coche para saludar a una familia argentina que conocía. La emoción se palpaba en el ambiente, animado con nuestros gritos de “¡Viva el Papa!”. La tarde del domingo pudimos entrar en la Basílica de San Pedro, donde rezamos frente a los restos de Juan Pablo II.

Al día siguiente recorrimos diversos lugares de Roma. Comenzamos por una visita a Villa Tevere, la sede central del Opus Dei. Más tarde, algunos fueron a visitar los Museos Vaticanos. Solíamos comer en el Palazzo Ferraioli, situado en Piazza Colonna, un edificio alquilado para las comidas del UNIV. Ese día, después de comer,  nos esperaba un interesante encuentro Juan Vicente Boo, corresponsal del diario ABC en la Santa Sede. Fue una tertulia muy dinámica de preguntas y respuestas donde salieron temas tan diversos como la renuncia de Benedicto XVI, la personalidad del nuevo Para o el futuro de la Iglesia.

El martes fue un día especial, ya que muchos lo dedicamos al completo al Congreso UNIV, que se celebraba ese día en la Universidad de la Santa Cruz, cercana a la Piazza Navona. El tema del congreso era el descubrimiento de la identidad humana en un mundo cada vez más digitalizado, donde la frontera entre lo virtual y lo real muchas veces difusa. Algunos de Velate –Andrés, Pablo, Cristian y Jorge- echaron una mano en los eventos del congreso.

La semana fue cobrando intensidad a partir del miércoles. Ese día asistimos por la mañana a la primera Audiencia General del Papa Francisco. Algunos afortunados –Alberto, Jotas, Cristian, Efrén y Patrick- consiguieron entradas “vip” para sentarse cerca del Papa y poder saludarle al terminar la audiencia. Por la tarde tuvimos un encuentro con Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei. Al mismo tiempo, estos días tuvimos la oportunidad de pasear por lugares típicos de Roma como Piazza Venezia, el foro romano, Campo dei Fiori, etc.

El Viernes Santo Jotas y Alberto alquilaron unas bicicletas para ver Roma “sobre ruedas”: toda una experiencia. Ese mismo día pudimos asistir al Vía Crucis con el Papa en las afueras del Coliseo, ya de noche. Sorprendentemente, a pesar de estar rodeados por multitudes de las procedencias más diversas, vivimos momentos de silencio y especial recogimiento.

El Sábado Santo siguieron nuestras andanzas por Roma: San Juan de Letrán, la Scala Santa, Piazza del Poppolo, etc. Pablo y Alberto decidieron arriesgarse e ir a la plaza de San Pedro para intentar conseguir entradas para la Vigilia Pascual con el Papa. Tras casi una hora de perseguir a monjas y preguntar aquí y allá, lograron su objetivo y pudieron asistir a la emocionante ceremonia en San Pedro.

El día de partir, que parecía tan lejano, llegó finalmente. Antes de subirnos al autobús pudimos asistir a un divertido show organizado por algunos universitarios para poner la guinda final al UNIV. Terminado el show, partimos rumbo a nuestras casas, con ganas de contar a todos la experiencia de nuestros días romanos, sin duda inolvidables.