Belabarce, ¿qué es eso?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

«Belabarce, ¿qué es eso?» eso era exactamente lo que los nuevos se preguntaban. Lo cierto es que han descubierto uno de los valles más hermosos para conocer Navarra y sus montes. Ahí tuvimos el pasado fin de semana, un año más, la convivencia de inicio de curso.

El viernes por la noche cenamos juntos y, tras una larga tertulia, se repartieron las habitaciones. El sábado por la mañana hubo tres opciones: unos fueron de excursión al Rincón de Maz, para disfrutar de paisajes que se asemejan a Hobbiton; otros fueron a correr hasta el camping; y unos menos arriesgados se quedaron estudiando, para luego cocinar.

Tras la comida, preparada por Juan Pablo y su equipo, tuvimos una tertulia con Efrén sobre la vida en los pisos y otra con Rafa sobre los métodos de estudio. Al anochecer, después de la cena, unos vieron un clásico moderno del cine de Hollywood: Mejor imposible; y otros jugamos una partida de Risk, que se alargó hasta las tantas de la madrugada y que terminó ganando Vicente. Luego del Risk, algunos aprovecharon y estuvieron viendo estrellas.

A la mañana siguiente, tras el desayuno y la misa, un grupo se fue de monte slow y otro se quedó estudiando. Tras una mañana intensa, comimos una paella hecha por Santi y su equipo. Tertulia de sobremesa y de regreso a Pamplona, listos para afrontar con ganas este cuatrimestre.

Aventura de 1493 metros

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya empezó el nuevo curso académico, y con este las actividades en Velate. El fin de semana pasado fuimos con destino a San Donato, con una altitud de 1493 metros y un desnivel de 899 metros.

De nuestros veteranos estuvieron: Chema, D. Chema y Adrià, y de los recién llegados: Vicente, Carlos Luis, Pedro, José María y Nick. Esta fue la oportunidad perfecta para mostrarles a ellos, parte de la belleza que ofrece Navarra. No sólo de la riqueza paisajística, sino de su cocina, gracias al equipo de Chema, que con sus chistorra y huevos nos brindaron la energía necesaria para coronar el San Donato en dos horas y quince.

Sin duda, una excursión que valió la pena ser vivida y uno de los planes que más será recordado en el año, no sólo por ser el primero, sino por lo bien que nos lo pasamos.