Ignacio, un hobby y los dilemas

IMG_0020.JPGEs cierto que la guerra puede parecer injusta y que en gran medida hay que evitarla, pero ¿cómo se actúa en una guerra moralmente? ¿cómo evitar males mayores? ¿hay una ‘ética’ detrás de un soldado que se dedica a matar? Para resolver estas y otras interrogantes estuvo Ignacio Cristóbal, director del Servicio de Dirección de personas de la Universidad de Navarra.

Aunque Ignacio no es militar, ha estado apasionado mucho tiempo por la guerra y sus consecuencias. Bisnieto, nieto e hijo de militar, no tomó las armas para dedicarse al mundo de la empresa, pero es inevitable no negar el ambiente al que pertenece.

Durante la tertulia nos comentó sobre la profesión del francotirador, curiosidades de la guerra de Vietnam y de Iraq, todo en el marco de la película que veríamos después: American Sniper de Clint Eastwood.

Dedicarse a ser francotirador es ejercer una profesión que se encuentra en el límite, siempre será legitima mientras se dedique a cuidar a los suyos. Es su trabajo. Hay un bien mayor” es la justificación que da Ignacio a la profesión. “Aunque el marco de la guerra sea injusto, la inmoralidad es de quienes tomaron la decisión: los políticos, no de las personas que se ven obligadas a participar” así también hablamos de la Guerra Justa y la legítima defensa.

También nos dejó claro que Hollywood no es la vida real, que lo que nos muestra una película puede asemejarse a la realidad, pero la ficción sigue siendo eso, ficción.